santa costilla

nota 4.6 de 5 en 8 opiniones
| Ranking: 119º de 819 | Restaurantes


Opinión destacada

El restaurante Santa Costilla en Usaquén (Bogotá) tardó un año perfeccionando su propia receta de costillas hasta conseguir un corte manejable y un punto de cocción que le facilita al comensal disfrutar del sabor, sin tener que luchar contra el hueso para desprender la carne, como ocurre con las costillas de cerdo promedio.

El secreto de estas costillas que pasaron una prueba de fuego en el pasado Alimentarte, donde se vendieron 980 en tres días, está en el horno, cuenta Julio Galvis. "Hicimos muchos intentos, probamos recetas y formas y logramos diseñar un horno de leña especial, en el que metemos las costillas alrededor de ocho horas, con una organización particular de la leña (que si cambia en algo podría afectar la temperatura y el ahumado) y una ceniza específica que le da el sabor barbecue ahumado".

El horno es artesanal y fue un diseño propio y sencillo después de una suerte de investigación de todas las posibilidades. "El nuestro es de gas y leña, con dimensiones especiales. Al principio hicimos el típico horno artesanal con el barril típico de aceite partido por la mitad. Después, entre Felipe Rodríguez y un diseñador amigo le dimos la textura y forma del barril en piedra, para que aguantara la leña".

Otro de los aspectos trabajados en este plato son las salsas. El restaurante partió de la idea de ofrecer preparaciones artesanales, que garantizaran un toque especial único. Esta intención incluye los tres tipos de salsa con los que se puede servir su plato estrella: la tradicional barbecue, la de piña con chile ahumado y la de chile. "Les compramos el chile de nuestras salsas a unas comunidades indígenas -agrega Galvis-. Desarollarlas también fue un trabajo de meses, para conseguir el espesor y el sabor que queríamos. Y han sido un éxito, tanto que estamos pensando en venderlas aparte".
avaliações recomendadas
Compartilhar experiências reais é nosso objetivo. São filtradas resenhas spam, ofensivas, que não se refiram ao local ou que sejam/pareçam resultado de conflito de interesse.

El restaurante Santa Costilla en Usaquén (Bogotá) tardó un año perfeccionando su propia receta de costillas hasta conseguir un corte manejable y un punto de cocción que le facilita al comensal disfrutar del sabor, sin tener que luchar contra el hueso para desprender la carne, como ocurre con las costillas de cerdo promedio.

El secreto de estas costillas que pasaron una prueba de fuego en el pasado Alimentarte, donde se vendieron 980 en tres días, está en el horno, cuenta Julio Galvis. "Hicimos muchos intentos, probamos recetas y formas y logramos diseñar un horno de leña especial, en el que metemos las costillas alrededor de ocho horas, con una organización particular de la leña (que si cambia en algo podría afectar la temperatura y el ahumado) y una ceniza específica que le da el sabor barbecue ahumado".

El horno es artesanal y fue un diseño propio y sencillo después de una suerte de investigación de todas las posibilidades. "El nuestro es de gas y leña, con dimensiones especiales. Al principio hicimos el típico horno artesanal con el barril típico de aceite partido por la mitad. Después, entre Felipe Rodríguez y un diseñador amigo le dimos la textura y forma del barril en piedra, para que aguantara la leña".

Otro de los aspectos trabajados en este plato son las salsas. El restaurante partió de la idea de ofrecer preparaciones artesanales, que garantizaran un toque especial único. Esta intención incluye los tres tipos de salsa con los que se puede servir su plato estrella: la tradicional barbecue, la de piña con chile ahumado y la de chile. "Les compramos el chile de nuestras salsas a unas comunidades indígenas -agrega Galvis-. Desarollarlas también fue un trabajo de meses, para conseguir el espesor y el sabor que queríamos. Y han sido un éxito, tanto que estamos pensando en venderlas aparte".

El restaurante Santa Costilla en Usaquén (Bogotá) tardó un año perfeccionando su propia receta de costillas hasta conseguir un corte manejable y un punto de cocción que le facilita al comensal disfrutar del sabor, sin tener que luchar contra el hueso para desprender la carne, como ocurre con las costillas de cerdo promedio.

El secreto de estas costillas que pasaron una prueba de fuego en el pasado Alimentarte, donde se vendieron 980 en tres días, está en el horno, cuenta Julio Galvis. "Hicimos muchos intentos, probamos recetas y formas y logramos diseñar un horno de leña especial, en el que metemos las costillas alrededor de ocho horas, con una organización particular de la leña (que si cambia en algo podría afectar la temperatura y el ahumado) y una ceniza específica que le da el sabor barbecue ahumado".

El horno es artesanal y fue un diseño propio y sencillo después de una suerte de investigación de todas las posibilidades. "El nuestro es de gas y leña, con dimensiones especiales. Al principio hicimos el típico horno artesanal con el barril típico de aceite partido por la mitad. Después, entre Felipe Rodríguez y un diseñador amigo le dimos la textura y forma del barril en piedra, para que aguantara la leña".

Otro de los aspectos trabajados en este plato son las salsas. El restaurante partió de la idea de ofrecer preparaciones artesanales, que garantizaran un toque especial único. Esta intención incluye los tres tipos de salsa con los que se puede servir su plato estrella: la tradicional barbecue, la de piña con chile ahumado y la de chile. "Les compramos el chile de nuestras salsas a unas comunidades indígenas -agrega Galvis-. Desarollarlas también fue un trabajo de meses, para conseguir el espesor y el sabor que queríamos. Y han sido un éxito, tanto que estamos pensando en venderlas aparte".

Que sabor de costillas!!! y los otros platos, quede impresionado con las hamburguesas con personalidad, mejores que otras más famosas, además el ambiente es tranquilo, decoración sobria pero cálida y allí pase una de las mejores tardes de mi vida!
Primera opinión del lugar

El sabor ahumado de la costilla es incomparable y se debe a la elaboración especia que le dedican en un horno de leña. Ideal para salir a satisfacer apetitos voraces, la propuesta carnívora viene acompañada de tres tipos: barbecue tradicional, piña con chile ahumado y chile. Estás también tienen una receta exclusiva desarrollada por los propietarios de Santa Costilla.
¿Conoces santa costilla? ¡Escribe una opinión! ¡Da tu nota! Nota general
Mira las estrellas y después evalúa

Opinión
Para enviar fotos o rellena los campos adicionales, haz (no perderás lo que escribiste)